Por regla general, las plataformas de trabajo que están suspendidas por un periodo de tiempo largo, deben contar con un sistema eficaz para hacer movimientos verticales. Es importante tomar en cuenta la verificación de todos los componentes de los andamios para garantizar las condiciones de seguridad, así como el uso y el máximo de carga que puede soportar la estructura.

Antes de iniciar el montaje y operación, los trabajadores deben llevar puestos los cinturones de seguridad, amarrados de un punto resistente, fijo e independiente del andamio.

Los anillos, cuerdas, ganchos, cables, manguitos, eslabones giratorios, poleas y demás elementos deben ser revisados minuciosamente.

Los cables deben ser de acero, con resistencia de seguridad a la tracción de 140 Kg por milímetro cuadrado.

Las cuerdas deben ser remplazadas cuando se note desgaste en la fibra, por frotamiento, deshilachamientos, aplastamientos, decoloración, etc. La revisión visual debe ser obligatoria antes de cada uso. Su almacenamiento debe ser alejado de superficies ásperas, tierra, arena, etc.